Vins Catalans

Vinos Catalanes


El vino en Cataluña tiene una larga tradición cultural constituyendo una región vinícola histórica con unas peculiaridades propias. El sector está regulado por el Institut Català de la Vinya i el Vi
La producción anual es de más de 380 millones de botellas de las que unas dos terceras partes se destinan a la exportación. Aproximadamente, la mitad de la producción es de vino y la otra mitad es de cava.
La diversidad geográfica hace que haya una diversidad de terruños agrupados en doce Denominaciones de Origen que ocupan unas 70 mil hectáreas. Por orden del número de hectáreas de superficie inscrita, las Denominaciones de Origen son las siguientes:

DO Superficie (hectáreas)
Penedès

27729

Terra Alta

9224

Catalunya

8.690

Tarragona

7.391

Conca de Barberà

5.871

Costers del Segre

4.622

Empordà

2.070

Montsant

2.020

Priorat

1.650

Alella

560

Pla de Bages

550


La del Priorat es una Denominación de Origen Calificada. La de Cataluña es una denominación regional superpuesta geográficamente a las otras. Además, existe la Denominación de Origen Cava que se encuentra mayoritariamente en el Penedès.

En Cataluña predomina el cultivo de la uva blanca en explotaciones agrarias familiares asociadas en cooperativas.
Tradicionalmente han destacado los vinos blancos y los vinos licorosos: vino rancio, vino de garnacha, vino de moscatel, vimblanc. Hoy la producción de vino blanco es mayoritaria en Alella, el Penedès y en Tarragona, y de vino tinto al resto. Los productores son bodegas pequeñas o medianas y sólo sobresale la empresa Torres como grande del sector. Mientras que las ventas de exportación son buenas, los vinos son poco conocidos en el mercado interior. Los restaurantes de Cataluña consumen un 30% de vino catalán y las cadenas de alimentación un 50%.
Son variedades blancas autóctonas: el macabeo, el xarel·lo, la pasa blanca y el picapoll. Son variedades tintas autóctonas: el sumoll y el trepat. Además, son variedades tradicionales: la garnacha, la malvasía, el monastrell, el moscatel, la parellada, el samsó (cariñena) y el tempranillo.